Publicidad

domingo, 26 de marzo de 2017

La matanza humanista

Las operaciones de Liberación del Pueblo, las de antes y las de ahora, tienen un factor en común: una letalidad que incide sobre las cifras generales de desempeño de los cuerpos de seguridad

@javiermayorca

Este artículo se gestó hace dos semanas, cuando unos agentes enmascarados de Contrainteligencia Militar y de la Policía Nacional Bolivariana terminaban de peinar la calle 17 de El Valle y sus alrededores, en el curso de una operación de Liberación Humanista del Pueblo (Olhp).
La pregunta inicial era si la acción de los cuerpos de seguridad era más o menos letal desde que comenzaron estas operaciones. La respuesta parecía obvia. En el caso de El Valle, por ejemplo, se exhibió como un logro que hayan ultimado a nueve supuestos delincuentes. Pero si analizamos la historia reciente encontraremos despliegues policiales que arrojaron múltiples muertes sin que tuvieran en su frente la marca OLP.
Estas operaciones fueron vistas por primera vez en julio de 2015, cuando se llevó a cabo una acción combinada y envolvente en la Cota 905. Desde entonces se llamaron simplemente OLP, hasta que el presidente Maduro anunció, el 17 de enero de este año, que a partir de ese momento tendrían un carácter “humanista”.
Lo primero que habría que determinar es si los agentes policiales eran más o menos letales en su accionar antes de que comenzaran estas redadas. Para llegar a una respuesta se tuvo acceso de manera extraoficial a una interesante data, cuyos resultados quedan resumidos en el siguiente gráfico:


 Aquí se muestran las cifras correspondientes a los enfrentamientos entre policías y supuestos delincuentes (línea azul), los muertos que arrojaron estos casos (línea naranja) y los porcentajes de casos con muertes en cada mes de 2015 (línea gris). En un recuadro aparece destacado el inicio de las OLP. Asi se puede visualizar el antes y el después.
Antes de las OLP ya existía una tendencia leve pero sostenida al aumento de las muertes por “resistencia a la autoridad”. Pero con el inicio de estas operaciones las cifras netas de muertes se elevaron. A partir de octubre de 2015 las acciones se hicieron más selectivas. De hecho, en diciembre de 2015 la proporción llegó a ser casi de un muerto por cada expediente de resistencia a la autoridad.
En 2016 esta tendencia en cuanto a la letalidad de la acción policial se mantuvo, a juzgar por los datos divulgados por el Observatorio Venezolano de la Violencia en su último informe annual (5.281 fallecidos en casos de “resistencia a la autoridad”)..
En febrero el ministerio de Relaciones Interiores, Justicia y Paz distribuyó un instructivo para el diseño y planificación de las Olhp. El documento indica que estas acciones deben contar con la aprobación previa del vicepresidente Tareck El Aissami y del titular del MRI, Néstor Reverol. Se debe delinear un proceso en cinco fases. La primera, denominada “preparación”, comporta un arqueo de las fuerzas con las que se contará para ejecutar la redada, los medios de que dispondrán y una identificación clara de las bandas que operan en el sector a ser impactado. Esto implica colocar allí tanto los nombres de las organizaciones, su ámbito de acción y principales delitos, así como las identidades de sus líderes y lugartenientes.
Las fases de la OLHP
Las fases II y III se llaman “ejecución” y “búsqueda”. Los participantes reúnen los recursos que ya habían inventariado y constituyen bloques por cada una de las fuerzas que actuarán en sectores delimitados mediante un mapeo satelital. En esta etapa se reúnen las órdenes de captura correspondientes a cada uno de los objetivos. En el documento que se entrega a Reverol y El Aissami debe haber una tabla con el resumen de estos documentos expedidos por los correspondientes juzgados.
La fase IV comienza el día posterior a la redada. Los cuerpos de seguridad preventivos son asignados para patrullar en los respectivos cuadrantes. Esta actividad debe ser permanente, en especial en las áreas consideradas “críticas”.
La fase V es la que incorpora el aspecto “humanista” de la operación. Aquí el Gobierno se plantea cuestiones como el rescate de la convivencia y de la infraestructura de la zona donde se llevó a cabo la redada, la distribución de alimentos, etc..
El problema para llegar a este punto es que los pobladores quedan con una impresión negativa de la acción del Estado y rechazan cualquier continuación. Así ocurrió en El Valle, donde la Olhp no ha llegado a feliz término. Por lo tanto, su ejecución aún queda restringida a lo que era el formato anterior: los policías que “limpian” la zona, matan y luego se van.

Breves

*Llegó una carta escrita por el capitán de la Guardia Nacional Jesús María Alarcón, ex jefe de la segunda compañía del destacamento 212 de Barquisimeto, quien fue detenido en noviembre de 2015 por una supuesta conspiración llamada Golpe Fénix. El oficial permanece recluido en la cárcel militar de Ramo Verde, en Los Teques. El texto es largo, pero de extremada importancia. Aquí un extracto: “(…) por mantener siempre una conducta intachable en mi profesión he caído donde aquellos creyeron que me destruirían (…). Soy un oficial de la honorable Guardia Nacional de Venezuela en el grado de capitán, que por tener un pensamiento fiel, justo y ante todo respetuoso a la Constitución y a las leyes estoy privado de mi libertad (…). Soy un fiel amante a la democracia y a mi país, ya que para eso fui formado y entrenado en la mejor de las escuelas militares, la Efofac, recibiendo toda la inversión que la Nación hizo en mí para que una vez cumplidas todas mis metas físicas y académicas pudiera tener en mis manos el sable que genera mando y comando sobre las honorables tropas, que fielmente he sabido comandar. Juré solemnemente ante el país y mi bandera defender la Constitución, las leyes de la República y la integridad de los espacios venezolanos, hasta perder la vida si fuese necesario, vida que en muchas oportunidades arriesgué. Todo lo que he narrado suena muy bonito y poético, pero la realidad es que al graduarme y ejercer todos mis conocimientos teóricos en la práctica me dí cuenta de que no todo era como me lo habían dibujado, no era nada parecido a aquellas largas conversaciones nocturnas que tuve en mi formación de cadete (…) Veía constantemente cómo se incorporaba la militancia política dentro de la Fuerza Armada. Eso realmente comenzaba a preocuparme ya que no fui criado para ser político (…) Sin embargo observaba cómo la teoría marxista se involucraba cada día más en los oficiales superiores, especialmente en los grados de generales, que a decir verdad no tenían ni idea de lo que estaban hablando. Observaba cómo adulaban a un Presidente de la República que constantemente citaba a Fidel Castro como el Padre del socialismo, mismo personaje que en los años sesenta quiso invadir Venezuela. Realmente estábamos por mal camino. Posterior al fallecimiento del presidente Chávez, sentí una gran decepción al ver las órdenes de los oficiales generales de colocar imágenes del fallecido Presidente en todos los comandos de la Guardia Nacional. Aún mayor fue la decepción cuando observaba oficiales cubanos opinando sobre las operaciones militares venezolanas. La exaltación del presidente Chávez era tan grande que ni siquiera a Dios nuestro creador y creador del universo se le ha dado en las filas de la Fuerza Armada un ápice de lo que al mencionado Presidente se le está dando. Y así fue como nos obligaron a tenerlo en los cuarteles. Pero lamentablemente nadie podía opinar de ese descontento porque automáticamente sería preso (…) He sido crítico de las opiniones del sistema de Gobierno, opiniones que constitucionalmente son amparadas, ya que la Ley Fundamental de la República permite que los militares deliberemos sobre las circunstancias políticas del país. Pero eso realmente no importa. Como ya sabemos la aplicación de la norma es para todos aquellos que estamos en contra de sus ideales comunistas o ventajistas, ya que estoy convencido de que lo que pasa en el país va más allá de un ideal político, está atado al oportunismo y a las consecuencias de la corrupción desmedida en todo este tiempo (…) Me he llenado de orgullo de conocer a grupos de personas, incluyendo jóvenes y adultos, que estamos presos por las mismas circunstancias dictatoriales. Para ellos mis saludos y respeto. A todos los presos políticos, especialmente a los integrantes de los grupos conocidos como el plan Jericó (Aviación), Golpe Azul (Aviación), Golpe Fénix (Guardia Nacional) y francotiradores (Ejército), valientes hombres que están presos solo por pensar constitucionalmente y ajustados a una realidad (…) Solo nosotros sabemos lo podrido del sistema de justicia al que nos enfrentamos, solo los familiares de cualquier preso, cualquiera que sea su delito, conoce verdaderamente que la dama ciega no tiene los ojos completamente vendados (…) Para conocer de injusticias solo basta estar preso. Aquí es donde nos damos cuenta de la cantidad de violaciones a los derechos humanos (…) No quiero protagonismo. Solo busco que se conozca la realidad (…) Presidente: le exhorto a que se vea en un espejo y se siente a pensar acompañado de la soledad a darse cuenta de que ha fracasado, que el modelo socialista que plantearon no dio resultados positivos. Lo invito a entender que hay muchos venezolanos pasando hambre. Quizá usted no lo sienta tanto por los lujos y beneficios de sus temporales cargos, que repito es lo que los ata al poder. Sea humano y sepa que lo hizo mal. Dese la oportunidad de renunciar (…) Si se hace llamar democrático llame a elecciones generales. ¿Cuál es el miedo de contarse en votos? (…) Ya a usted y su modelo chavista no lo quiere nadie, al punto que usted mismo comenta en cadena nacional que espera una puñalada de su misma gente. No es justo que un país tan rico en minerales, en petróleo, en alimentos, tan rico en su gente esté muriendo por falta de medicamentos y de alimentos (…) No me arrepentiré jamás de mis acciones y pensamientos. Mis hijas en su momento entenderán que su papá estuvo preso solo por opinar en cambiar y lograr la libertad para Venezuela (…)”.

*Durante un evento del Observatorio del Delito Organizado en San Cristóbal, el periodista Gustavo Azócar afirmó que guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) se incorporaron a la distribución de alimentos a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap). Esta afirmación está sustentada en noticias divulgadas a través de las redes sociales en esa localidad, que citan los testimonios de vecinos, cuyos nombres desde luego no son referidos por razones de seguridad. “Esa información es cierta”, señaló el diputado por ese estado Javier Tarazona, quien ya ha denunciado la penetración de los guerrilleros en otras instancias del quehacer en la región. El parlamentario dijo haber conocido los testimonios de primera mano.

*En marzo hemos comenzado a ver lo que aparentemente son “filtraciones” de estadísticas oficiales sobre criminalidad. Las tablas van con el sello del Ministerio de Relaciones Interiores, Justicia y Paz. El general Reverol de vez en cuanto las ha mostrado, y también los directores de Seguridad de algunos estados y jefes de zonas militares. De repente, pareciera que hubo una apertura de las cifras sobre seguridad ciudadana, como no existía desde 2005, cuando el Ejecutivo clausuró la oficina de prensa de la policía judicial.. Pero esto hay que tomarlo con cuidado. No se trata de súbitos arrestos de transparencia. En primer término, no se toma en cuenta toda la criminalidad, ni siquiera la que puede entrar en la categoría de violenta. Un delito que fue eliminado de la lista oficial es la extorsión, que cunde por doquier, especialmente en los estados centrales del país. Además, la delincuencia es medida ahora  mediante un peculiar sistema de puntos, según el cual lo más importante es la sumatoria de todos los casos. Por lo tanto, este método tiende naturalmente a colocar en los primeros lugares a las regiones del país donde los ciudadanos denuncian los delitos con más frecuencia. Es decir, Miranda y el municipio Libertador. Pero el sistema de medición internacional no es así, sino que toma en cuenta la proporción de casos por conglomerados de población (generalmente 100.000 personas) en un municipio, estado o país. Cuando se calculan las tasas, el panorama cambia. En el caso de los homicidios, además, no se pueden desagregar las muertes por “resistencia a la autoridad”. Ciertamente, Miranda figura con la tasa de homicidios más elevada del país, 254, pero Aragua surge como el segundo estado más violento, con 241; Libertador queda con 197 y Bolívar con 191, con tendencia a subir.

Evidencia del ataque
*En cuanto al estado Aragua, la situación de criminalidad tiende a agravarse. Hay claros visos del fortalecimiento de la principal banda de esa región, el llamado Tren de Aragua, cuyas operaciones han sido reportadas incluso en el estado Zulia. La máxima jerarquía de esta organización está en el centro penitenciario conocido como Tocorón. En 2016, como se pudo ver, Aragua fue uno de los estados más violentos del país, lo que también trajo como consecuencia un alta cifra de policías ultimados. Esta tendencia se mantiene en 2017. El último caso conocido ocurrió el lunes 20 de marzo a las 6 am, cuando individuos armados con fusiles AK103 acribillaron al oficial agregado de Inteligencia de la policía regional David Aguirre. En ese momento el funcionario se disponía a llevar a su hijo a la escuela en Maracay. El menor recibió tres tiros de fusil, y al momento de la redacción de esta nota aún estaba con vida. En los días previos, un panfleto atribuido a la megabanda aragueña corrió por el sector San Vicente, con amenazas claras tanto para los uniformados como para sus familiares. La orden impartida por los criminales fue abandonar el sector. En el cuerpo de seguridad temen una crisis similar a la planteada meses atrás, cuando varias familias de agentes debieron salir de ese mismo lugar y se refugiaron en la comandancia general mientras ubicaban una vivienda.

*La policía judicial inció una averiguación en torno a la autenticidad de las documentaciones del ex alcalde de la municipalidad colombiana de Sardinata (Norte de Santander) José Luis Durán Herrera, y quien fue el Tesorero durante esa misma gestión (2004-2007) Rubén Elías Mrad Uribe, quien fue apresado por los agentes de Cicpc en el sector La Romera de San Cristóbal, en febrero de este año. Durán y Mrad figuran como solicitados mediante una notificación roja de Interpol, pues fueron condenados a nueve años de prisión en 2011 por peculado, contrato sin cumplimiento de requisitos y “falsedad ideológica”. La justicia colombiana concluyó que Durán y Mrad se confabularon mientras estaban en la administración municipal para apropiarse de más de 33 millones de pesos durante la adquisición de materiales para la construcción y mantenimiento de baños. Luego de la detención de Mrad, los agentes indagaron en la oficina del Saime y determinaron que ambos solicitados obtuvieron sus cédulas de identidad en forma totalmente legal en marzo de 2007, cuando finalizaba la gestión en la alcaldía colombiana. Este caso hace recordar el del traficante de drogas del cartel del Norte del Valle Farid Feris Domínguez, alias el Médico, capturado en La Lagunita y deportado a Colombia en 2006. En una entrevista con El Nuevo Herald, Feris dijo que su cédula y pasaporte venezolanos fueron emitidos a través de los mecanismos convencionales, previo pago al director de la oficina nacional de identificación para la época. Al parecer, estas redes aún operan al interior del Saime.


*La corrupción se ha convertido en un problema que impacta negativamente a la institucionalidad y la economía venezolanas. Un país con abundantes recursos naturales y una extraordinaria ubicación geográfica ve mermadas las inversiones de dinero fresco extranjero porque simplemente la corrupción se hizo sistémica. Esto transforma a Venezuela en un lugar de altísimo riesgo, según los estándares internacionales.. No existe contrato de obras de magnitud que no incorpore a sus costos cantidades solapadas para el pago de sobornos o coimas. Así lo confirman los expedientes Banca Privada de Andorra I y II, Roberto Rincón y, últimamente, Odebrecht. Sobre el caso de la corporación brasileña aún queda mucho por escribir. Se sabe, sin embargo, que Venezuela fue el segundo territorio en magnitud de pagos ilegales, con más de 98 millones de dólares. Por otra parte, las transnacionales que aún operan aquí son presionadas para que violenten sus normas internas sobre debido cumplimiento (compliance) y paguen comisiones a funcionarios gubernamentales, pues de lo contrario no les cancelarán lo que se les adeuda, ni siquiera con bonos-basura. Y así como hay lo grande, también lo pequeño: se le exige al constructor o suplidor de materiales que “contribuya” con las movilizaciones partidistas o que simplemente reparta las ganancias por sobreprecios con el jefe del despacho oficial que lo contrata. En una situación como esta es vital para los grupos de delito organizado contar con una justicia tarifada, que garantice la impunidad. Por eso no extraña la afirmación hecha en el último informe del Departamento de Estado, a principios de mes, sobre la imposibilidad de procesar en Venezuela a narcos de importancia debido a la “corrupción política”.