Publicidad

domingo, 25 de noviembre de 2012

Un loco menos

Twitter: @javiermayorca

El clan de El Loco sigue operando
Finalmente, luego de 57 días de espera, el Gobierno entregó a las autoridades colombianas a Daniel Barrera Barrera, alias el Loco, quien hasta septiembre fue el traficante de drogas más buscado de Colombia. Por ende, era el mayor exportador de cocaína del mundo.
Según la propaganda oficial, la captura de Barrera de 43 años de edad fue el producto de dos meses de investigaciones, en las que fue necesaria la actuación de cinco equipos de agentes adscritos a la Guardia Nacional y la Oficina Nacional Antidrogas, que es como decir lo mismo.
La caída del Loco estaba pintada en el horizonte desde que el presidente colombiano Juan Manuel Santos lo declaró un objetivo, junto a Pedro Oliveiro Guerrero, alias Cuchillo, abatido a finales de 2010 en la frontera con Venezuela. Este dato es significativo, pues tanto Barrera como su aliado circunstancial habían trazado acuerdos operativos con los frentes de las FARC que operan en las zonas de Arauca y Apure para facilitar el paso de drogas, y desde el sur de Venezuela enviarlas por aire hacia Honduras y República Dominicana.
La captura de Barrera no se puede entender sino como el producto de una delación. Así son las cosas en el mundo de las drogas: unos desplazan a otros con la finalidad de adueñarse de las rutas seguras a través de Venezuela y lograr efímeras fortunas.
Barrera se cuidaba en extremo, consciente de las amenazas del mundo en el que se movía. Así que fue necesario un trabajo de hormiga, que comenzó a rendir frutos con la captura de un importante grupo de 11 pilotos civiles que trabajaban con Barrera en el traslado de drogas desde Apure. Una operación bien orquestada entre Colombia y EEUU en agosto de 2011, denominada Alianza 24. Entre los aprehendidos figuraban elementos que habían eludido la persecución policial desde que operaban para el cartel de Medellín.
En octubre pasado, mientras el país se ocupaba de la elección presidencial, se entregó ante la DEA en Panamá el segundo de los hermanos Calle Serna, Luis Enrique. Primero lo hizo Javier en Aruba. Ambos eran conocidos como los Comba, porque siembre estaban al frente cuando era necesario hacer una arremetida armada, tal y como los describe Andrés López en El Cartel de los Sapos. Ambos, pero especialmente el último de ellos, habrían aportado importante información para orientar la búsqueda que permitió sacar del juego a Diego Henao, alias Diego Rastrojo, y luego al propio Barrera.
El Loco seguramente terminará negociando con los estadounidenses como lo hicieron los otros traficantes de drogas. En el caso de Barrera, los datos que podría aportar serían extremadamente delicados para el Gobierno. Tres años dirigiendo el puente aéreo de la droga hacia los carteles mexicanos y africanos desde Venezuela no pasan en vano. ¿Quiénes le cobraban al mayor traficante del momento?¿Qué acuerdo se quebró que decidieron entregarlo, para después remover de su cargo al ministro El Aissami?
Desde esta perspectiva, el general de brigada Néstor Reverol ha sido el gran ganador. Discreto y poco elocuente, este militar ha logrado una reducción del daño al ya deteriorado prestigio internacional del Gobierno, al mantener unas relaciones de carácter estrictamente operativo -aunque muy productivas- con distintos cuerpos policiales y en especial con sus contrapartes colombianas. El resultado ha sido la expulsión de 80 sujetos solicitados en el exterior.
Es muy probable que estas capturas tengan un efecto leve sobre las estructuras de crimen organizado, que deberán pasar por procesos de renovación acelerada de sus liderazgos, lo que los hará más vulnerables debido a la inexperiencia. Pero, sin duda alguna, desde un punto de vista guiado por el pragmatismo, siempre será mejor que estos criminales estén presos en otras partes del mundo a que estén libres en Venezuela.

Breves

*Al cierre de esta edición se informa que la policía judicial abrió una pesquisa sobre el ataque armado que obligó a amputar la pierna derecha a Juan José Meléndez Anderson, hermano del finado fiscal del Ministerio Público Danilo Anderson. Esta vez, la víctima fue interceptada por un sujeto que sin mediar palabra le disparó cuatro veces en la extremidad. Sus familiares se apresuraron a señalar que todo fue producto de un hampón de los muchos que pululan por Ciudad Lozada, en los Valles del Tuy. Pero la arremetida fue el domingo 11 de noviembre a las 7 am, cuando la acción de los antisociales es poco frecuente. Este episodio fue reportado 28 meses después del homicidio de otro de sus hermanos, José Ignacio Meléndez Anderson, frente a la embajada de Kuwait en Los Chorros. Difícil creer que todo esto sea casualidad, aunque con los niveles de violencia que se viven en el país todo es posible.

*El alcalde del municipio Las Tejerías, en Aragua, José Gregorio Díaz Marín, de 45 años de edad, denunció que fue víctima de extorsión telefónica durante dos días consecutivos. La primera amenaza indicaba que si no pagaba tres millones de bolívares atentarían contra su hija. Al día siguiente, la exigencia fue de 100 millones de bolívares. Este no es el único caso, pero es representativo de una de las principales actividades que se gestan en la cárcel de Tocorón, y que afectan incluso a comerciantes de los Altos Mirandinos. Esta vez le tocó al burgomaestre.

lunes, 19 de noviembre de 2012

40 días contumaz


Twitter: @javiermayorca

"Rosita" se defendió mientras huía
El caso de Jimena Araya, mejor conocida como Rosita, puso literalmente al desnudo las falencias del sistema de justicia venezolano.
La modelo de 29 años de edad, también conocida como la Venus de Aragua, fue detenida en el sector Flor Amarillo de Valencia en virtud de una orden judicial emitida el 22 de septiembre por el juez segundo de control de Aragua Oswaldo Rafael Flores, que conoce el expediente por la evasión de Héctor Guerrero, ocurrida el domingo 2 de septiembre en el penal de Tocorón, estado Aragua.
Desde el principio se veía claramente que los juzgados del país iban a mostrar ante Rosita su mejor cariz y su mayor diligencia. Nada que ver con las dilaciones aberrantes que han tenido hacia la juez Maria Afiuni, que han motivado pronunciamientos de numerosos organismos internacionales, entre ellos la Organización de Naciones Unidas, a través de su grupo de trabajo sobre detenciones arbitrarias. O también el caso del comisario jubilado José Sánchez, quien permanece tras las rejas a pesar de haber sido electo diputado.
Con Araya, nada de eso. Si la mujer entraba en una crisis nerviosa, de inmediato la atendía el cuerpo médico de Policarabobo. En Aragua, los tribunales prácticamente fueron habilitados para recibir a la vedette el miércoles muy temprano, y así evitar que la vieran esposada. El juez de control rápidamente acogió la solicitud de medida cautelar formulada por los abogados de la actriz, sin tomar en cuenta que la mujer incurría claramente en dos causales que obligaban a mantenerla en detención preventiva. La primera, obviamente, era haber estado en contumacia de 40 días. La otra, menos conocida, es que Rosita tiene antecedentes policiales por su supuesta vinculación con el secuestro de un comerciante portugués de Maracay, en 2004.
Por supuesto, no era de extrañar que al salir de los juzgados la mujer exclamara: “¡Se hizo justicia!”. Tampoco que su verdadero defensor sea el vicepresidente de Podemos, abogado Gerson Díaz. Ni que ella hubiese declarado durante siete días seguidos a través de su cuenta en Twitter su adhesión a la candidatura presidencial de Hugo Chávez.
El tratamiento otorgado a Rosita se asemeja mucho al que poco antes le habían dado en Caracas a otro reincidente, Luis Alfredo Motta Vegas, hijo del excomandante general de la Guardia Nacional y hasta hace dos semanas presidente del Instituto Nacional de Tierras, mayor general retirado Luis Motta Domínguez. De nada vale que el oficial declare a los cuatro vientos que él no influyó en el hecho de que su progenie haya quedado en libertad... ¡por cuarta vez! Basta con preguntarse qué juez de la República osará poner a este sujeto en la misma celda hacinada en la que deben estar los secuestradores y los homicidas.
Y así podríamos seguir contando los hechos de una justicia cuya selectividad hace recordar mucho la frase de aquel político italiano, ligado a la mafia: “Con mis enemigos, aplico la ley. Con mis amigos, la interpreto”.

Breves

*En reunión a puerta cerrada con los directores de las policías regionales y municipales del país, el nuevo ministro de Relaciones Interiores, general de brigada (GN) Néstor Luis Reverol afirmó que pondrá un parado a la matanza de uniformados y miembros de la FAN. El último reporte que maneja ese despacho indica que en 2012 han sido ultimados en todo el país 336 efectivos. Cifra sin precedentes. Es previsible que en los próximos días se reporte la muerte en “enfrentamientos” de los supuestos responsables en algunos de estos casos. El primero en caer fue uno de los cómplices en el asesinato del comisario Ramón Maldonado, secretario general de CICPC.

*El martes 30 de octubre jets K-8 del Comando de Defensa Aérea venezolano despegaron desde Guárico para interceptar una avioneta PA-34 que viajaba por Apure hacia Colombia. La aeronave siglas estadounidenses N145GC hizo un aterrizaje forzoso en el sector La Venturosa de Vichada, y sus ocupantes la abandonaron antes de que llegaran las autoridades colombianas. Al parecer, en su interior iba un norteamericano. Se investiga si la nave formaba parte de una operación encubierta.

*La Cátedra Libre Antidrogas, dirigida por Hernán Matute, alertó sobre el descenso en la edad de inicio para el consumo de sustancias prohibidas entre la población escolar venezolana. Ahora, es a los nueve años. Antes era a los once años. Además, la ONG ha detectado que el comercio de las dosis se hace en el interior de los planteles, no en las afueras como era antes. La presencia de las drogas se ha “normalizado”.

*El secretario técnico de la Gran Misión A Toda Vida Venezuela, Reynaldo Hidalgo, afirmó que la reestructuración de la policía judicial (uno de los puntos del plan que él dirige) fue asignada directamente al viceministro del Sistema Integrado de Investigación Penal, y nuevo director contra la Delincuencia Organizada, mayor general retirado Hugo Carvajal Barrios. El oficial hasta ahora no ha informado sobre el avance de su gestión. Los funcionarios de ese cuerpo están pendientes sobre la homologación de sus grados al nuevo esquema. Temen la aplicación de la “fórmula Policía Metropolitana”.