Publicidad

sábado, 30 de octubre de 2010

La encuesta de victimización y el costo social del secuestro

La Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de la Seguridad Ciudadana (2009) presenta una oportunidad inmejorable para calcular el costo social de los delitos más violentos, como el homicidio y el secuestro. En esta oportunidad continuaremos en la línea de investigación planteada en un trabajo anterior, referido al cálculo del costo social de los plagios cometidos en el país durante el año 2001. Los resultados permitirán hacer algunas comparaciones para determinar si la situación con respecto a este delito ha mejorado o empeorado.

Conviene recordar que la fórmula para establecer el costo social del secuestro es CS= R + (IPC x D) + NP + (D x A). En ella R equivale al total de rescates cancelados a los plagiarios; (IPC x D) es el ingreso per cápita multiplicado por el número de días que las víctimas pasaron en cautiverio; NP es el total de pagos a los negociadores privados, y (D x A) es el número de días de cautiverio multiplicado por el costo diario de la alimentación, establecido para los presos. En esto se parte de la base de que un cautivo es para los plagiarios como un preso, al que se le debe dar un mínimo de comida para que no fallezca mientras se hacen las negociaciones con sus familiares.

El referido sondeo fue realizado por el Instituto Nacional de Estadística, junto a una comisión designada por la Vicepresidencia de la República. Sus resultados fueron tan contundentes y reveladores que el Gobierno decidió incumplir su promesa de divulgarlos a la colectividad. No obstante, el documento técnico que contenía los principales resultados del trabajo de campo se filtró. Sobre esa base haremos el cálculo planteado.

En la encuesta el Gobierno detectó que entre julio de 2008 y julio de 2009 hubo 16.917 secuestros. Esta cifra es el punto de partida. Por cierto, la tasa de secuestros en Venezuela es de 95 por cada 100.000 habitantes. Algo realmente escandaloso si se toma en cuenta que países como Colombia o México tuvieron, respectivamente, tasas de 0,95 y 0,35 casos por cada 100.000 habitantes para 2008. Y en ambos casos la situación mejoró el año siguiente.

La encuesta determinó que la mayoría de los casos en el país son de tipo breve o express, con una duración inferior a un día. Esta modalidad acumuló 14.004 casos. Otros 1.045 casos se prolongaron entre una y dos semanas; 1.023 secuestros duranron hasta un mes y 865 hasta un año. Si tomamos la media de tiempo para los casos que duraron más de un día podemos determinar que las víctimas pasaron 219.275 días en cautiverio para el año analizado. Esto equivale a 600 años.

La encuesta gubernamental afrontó grandes dificultades para determinar cuánto pagaron las víctimas. Aquí el renglón "no sabe o no contesta" fue de 89,2% de los casos. Aún así, se puede hacer una extrapolación basada en las respuestas en las que sí se dio alguna cifra. El total de rescates pagados, según lo admitido por los entrevistados, fue de 130 millones de bolívares, equivalentes a 30,2 millones de dólares. Esto da 5.813 dólares pagados por caso. La cifra real de rescates pagados en el lapso estudiado debe ser aproximadamente 98,3 millones de dólares, o 638.950.000 bolívares al cambio libre del año en cuestión.

Ya podemos comenzar a despejar las incógnitas en el cálculo propuesto.

CS=638.950.000 + (32,6 x 219.275) + NP + (219.275 x 33,1)

Para calcular la cifra de los pagos por honorarios a los negociadores privados (NP) tomaremos en cuenta solamente los casos en los que el rescate excedió los 10.000 bolívares. Estos son los casos que corresponden a las personas con mayor poder adquisitivo, quienes por lo tanto pueden asesorarse. El negociador privado puede cobrar una tarifa fija, o también el 10% del monto del rescate. En este renglón hubo 2214 casos, que pagaron en rescate un promedio de 55000 bolívares, para un total de 12.770.000 bolívares. De allí que los negociadores privados pudieron devengar, en términos conservadores, 1.277.000 bolívares en el año estudiado. Esto es 196.461 dólares. Entonces,

CS = 638.950.000 + 7.148.365 + 1.277.000 + 7.258.002

CS = 654.633.367

Esta cantidad equivale a 100.712.825 millones de dólares.

En 2001, el cálculo arrojó un costo social de 23,6 millones de dólares. Entonces no se tomó en cuenta la cifra cancelada a los negociadores privados (NP). Pero como se puede observar ese es el componente menos relevante del total. Entonces, en ocho años el costo social del secuestro en Venezuela se ha cuadruplicado.